Tu Blog de Danza Oriental

8 claves para un buen solo de percusión

  Publicado el 28 de Enero del 2019

Guía

Un solo de percusión es un tipo de canción en la que sólo hay instrumentos de percusión, que son los que se encargan de hacer el ritmo. Carece por completo de instrumentos melódicos, como por ejemplo el nay, kanoon o laúd. Con sólo dos músicos tocando la darbouka ya se podría hacer una canción, aunque normalmente hay más instrumentos de percusión, como el daff, riq, bendir y crótalos. Son canciones mucho más sencillas por no tener melodía, así que, lo tenemos más fácil a la hora de estudiar nuestra canción elegida.


Instrumentos de percusión (darbouka,  riq y crótalos)

1 - ¿Cuándo bailarlo?

El momento ideal para bailar una percusión es al final del espectáculo, ya que es una actuación muy visual y suele gustar mucho al público. Probablemente sea porque se muestra la destreza de la bailarina y porque se ve perfectamente la conjunción de la música con los movimientos elegidos. Las bailarinas tenemos siempre como tarea dibujar lo más fielmente posible la música, y en este caso, al haber pocos instrumentos es fácil seguirla y quien mira comprende perfectamente. Podríamos decir que cuanto más ajustada está la coreo con la canción, más coherencia ve el público. O de otra manera, la información que le llega a través del oído y de la vista son similares, por lo tanto, es fácil de entender y asimilar.

2 - Encontrando la canción ideal

En cualquier coreografía, el tema que elijamos va a ser clave para que se vea de una manera u otra, pero para los solos de percusión tenemos que elegir con especial cuidado para lograr captar la atención del público de principio a final. Cómo requisitos a la hora de elegir canción yo propondría:

  • Ni muy largo ni muy corto, unos 3-4 minutos está bien para sorprender, pero dejar también con ganas de ver más.
  • Variado: que tenga muchos cambios de ritmo para que sea muy dinámico y sorprendente. Lo ideal es que la intensidad vaya a más.
  • Que tenga un momento de roll de darbouka. Es un tipo de toque muy rápido que sería la versión árabe de un redoble de tambores. Nos sirve porque en ese momento haríamos shimmis y vibraciones diferentes y con capas.
  • Principio tranquilo. Podría ser potente, no hay problema. Mi razón para elegir principios tranquilos es que conforme avanza la canción pueda ir a más la canción y la coreografía, para no perder la atención. Si entramos dándolo todo, ya después ¿qué podemos hacer?
  • Final apoteósico: el principio no es tan importante como el final. Dejar un buen sabor de boca con un final potente es clave en una percusión. Elige una que te deje sin aliento en la parte final, termina haciendo algo complicado y muy visual y acaba con una buena pose en mitad del escenario.

3 - Prepara los pasos clave

En este tipo de canciones hay cosas que tenemos que hacer sí o sí, vamos a hacer un repaso de los pasos que no pueden faltarte y asegúrate de trabajarlos. Sin duda, en un solo de percusión mostramos el nivel técnico que tenemos, así que intenta subir tu nivel siempre.

  • Conocer los ritmos. Para cualquier canción, pero especialmente para las percusiones, ya que lo único que tienen son ritmo y acentos y decoraciones por encima del ritmo. Normalmente tienen varios ritmos diferentes, así que estará bien reconocerlos y bailar acorde con el ritmo que haya en cada parte.
  • Shimmy. Seguro que este ya se te había ocurrido. Y es que es el rey cuando bailamos una percusión. Lo haremos sobretodo, cuando haya roll de darbouka y cuántas más variaciones tengamos, mejor. Así que vamos a dedicarle el siguiente apartado.
  • Capas. Sería hacer con los pies un movimiento, con la cadera otro, con el torso otro, con los brazos otro… superponer movimientos, añadiendo distintas capas. Tampoco podemos pasarnos y hacer demasiadas cosas a la vez porque se nos ve raras…
  • Disociación. Asegúrate de ir trabajando los movimientos con el mayor aislamiento posible.  Que solo se mueva la parte del cuerpo que queremos, y nada más. Si, por ejemplo, hacemos un ocho vertical con la cadera, que el torso esté muy quieto. O si hacemos un círculo de pecho, que los brazos y la cadera estén muy quietos. Al aislar y disociar se ve con mucha precisión el movimiento y queda mucho más limpio. No siempre se trata de hacer mil cosas a la vez y muy complejas, a veces, menos es más.

4 - Shimmies y vibraciones

Y es que es tan espectacular que no puede faltarnos al bailar una percusión. Partimos de la base de que hacemos el shimmy de rodillas, doblando y estirando de forma alternada las rodillas y sin llegar a estirar del todo. Como lo interesante es tener muchos diferentes para ir ajustándonos a la música, te he preparado una lista con varios de ellos:

  • Con cambio de peso. Pasando el peso de una pierna a otra y podemos vibrar con las dos rodillas, o con una. Si vibramos con una, puede ser la que tiene peso o la que no tiene peso.
  • Capas fáciles. Como el shimmi lo estamos haciendo con las rodillas, las capas más fáciles de añadir son las que están más alejadas de las rodillas. Serían en orden de menor a mayor dificultad: brazos, cabeza, hombros, y torso.
  • Capas complejas: Las que están más cerca de las rodillas, que serían movimientos de cadera. También hay cosas más fáciles que otras, por ejemplo, llevar la cadera lado lado es sencillo, twist y ochos horizontales. Un poco más complicado círculos y camellos y lo más difícil sería lo que utiliza también rodillas, como los ochos verticales.
  • Shimmy choo choo. Sería la versión del shimmy, pero desplazada. Con pasitos muy pequeños y rápidos nos movemos por el escenario hacia atrás, a los lados o en diagonal hacia atrás. Hacia delante no queda bien. Podemos añadirle las mismas capas que cuando estamos en el sitio e incluso alguna más, como por ejemplo, los verticales.
  • Shimmy de hombros. Para poder tener un poco de variedad, podemos usar también éste. Incluso combinar shimmy de cadera y de hombros, uniéndolos con ondulaciones de columna hacia arriba y hacia abajo.
  • Shimmy con twist. Sería hacer un twist muy pequeñito y muy rápido, así queda como una vibración.

5 - Estudiando la canción

Para poder ajustarnos bien y bailar muy acorde con la música tenemos que sentarnos a estudiarla. Yo primero la escucho varias veces cada día hasta que me la sé y estoy segura de que me gusta suficiente como para bailarla. Después me siento y escribo en papel todo lo que tiene la canción, con el mayor detalle posible. Lo importante es que identifiques las distintas partes que tiene, qué ritmo tiene cada una de ellas y qué nivel de energía. Si por ejemplo es una parte tranquila, si está con intensidad media, o si está a tope. Conforme hacemos esto en papel, la coreografía prácticamente se va haciendo sola.

6 - Creando la coreografía

Una vez tenemos clara la canción nos toca elegir pasos de nuestro repertorio para bailarla. No sirve cualquier paso que más o menos quede bien, te animo a que no te conformes con lo primero que se te venga a la cabeza, sino que hagas la mejor opción para cada parte. Para las partes tranquilas, elige movimientos más en el sitio y lentos. Para las partes con más energía desplazamientos y movimientos más potentes.

Como se trata de dibujar la música, vamos a mirar con calma qué hay en un solo de percusión. Hemos dicho que sólo hay ritmo y darboukas haciendo decoraciones y juegos por encima. La darbouka tiene dos notas principales: el dum, que es el sonido grave y el tac o ca, que es el agudo. Para ser coherentes, con el dum que es más grave, deberíamos hacer algo con la parte de abajo del cuerpo, o algo que baje y para el tac o ca, que es el agudo, algo con la parte de arriba del cuerpo, o que suba. No el 100% de las veces, pero sí como norma general. Luego hay más variaciones y maneras de hacer el dum y el tac o ca, así que es nuestra tarea escuchar cada parte muy bien y resolverlo con un movimiento que encaje lo mejor posible.

7 - Mejorando la primera versión

Una vez hemos terminado la coreo, toca revisarla para mejorarla. A la primera no queda bien del todo, así que a mí me gusta grabarme y mirar el vídeo para ver qué puedo hacer mejor. Las cosas que tenemos que revisar sobretodo serían:

  • No repetir demasiado. Es posible que hayamos usado un mismo paso varias veces, así que ahora deberíamos buscar un sustituto, o una variación para que no se vea igual.
  • Usar todo el cuerpo. Comprueba que has usado movimientos de todo el cuerpo y que no has centrado todo en la cadera. Recuerda incluir torso, brazos y cabeza.
  • Movernos por el escenario. Éste es el fallo más común, que podríamos bailar la canción completa en una baldosa de la cocina. Y como los escenarios son grandes, tenemos que usar todo el espacio porque si no, nos come. Busca momentos en la canción para desplazarte, los más potentes seguro que te sirven, aunque podría ser cualquier otra parte, bien utilizada.

8 - Eligiendo el traje

Y una vez tenemos todo listo y nos sale de maravilla, nos toca salir al escenario. Tenemos que elegir un traje que haga justicia a la coreografía y que muestre los movimientos lo mejor posible. Para mi gusto, las faldas ajustadas dejan ver mejor la cadera que las de vuelo. No tienen que ser ajustadas hasta abajo, con que lo sean hasta medio muslo o la rodilla, es suficiente.

Por otro lado, sabiendo que vamos a vibrar bastante, una falda decorada con algún elemento que tenga movimiento ayuda mucho. Por ejemplo, con flecos.

Asegúrate también de probar primero el traje y que no se mueva la falda. Hay algunas que al probarlas parece que están perfectas, pero al hacer movimientos potentes y vibraciones se empiezan a escurrir. No hay peor cosa sobre el escenario que tener que estar subiéndote la falda. Ya me ha pasado y se pasa fatal, pero peor es aún que el público sólo está sufriendo por ti en lugar de disfrutar del espectáculo. Y por muy bien que lo hagas, si has estado colocando la falda en su lugar, serás la que se le caía la falda y te recordarán por ello.

Como es algo a evitar, te voy a contar mi truco para que ninguna falda se mueva de su sitio. Les pongo silicona en la cintura por la parte de dentro, así se queda pegado a la piel y bailo tranquila!

 

Y ahora cuéntame, ¿cómo coreografías tus solos de percusión?

También podría interesarte...

Formación profesional

Curso de Danza Oriental nivel 7 - Prácticas y Combinaciones

Curso de Danza Oriental nivel 4 - Avanzado