Tu Blog de Danza Oriental

Badia Masabni - parte 5

  Publicado el 31 de Diciembre del 2020

Artículo

Seguimos con las aventuras de Badia, puedes ver aquí la parte anterior.

Vuelta a Aleppo

Durante el verano había mucho trabajo en Aleppo, pero en invierno, debido al frío, solían parar. Así que se extraña mucho Badia cuando le ofrecen trabajo allí. Y es que han transformado un hotel en un casino de invierno, equipado con calefacción. Ella accede a cambio de 200 liras de oro cada 30 días por adelantado.

Casa nueva

En cuanto termina regresa a casa deseando ver a su hija, y su hermana le aconseja comprarse una casa en el barrio El Ramel. Antes de la guerra valía 1000 liras de oro, pero ahora solo vale 1000 liras turcas. Su pareja de entonces, Gamil Bek, le presta 200 liras y pide que una cuarta parte de la casa sea de su propiedad.

Badia deja de trabajar unos meses para poder pasar tiempo con él. Un día, sus vecinos la invitan a tomar café y al llegar ella se sorprende porque están también Bashir el Kaser y Zahi Daher, los dueños del Lunapark. Le ofrecen volver al casino a trabajar, pero ella les pide tiempo para pensarlo. Al salir, la vecina le aconseja que vuelva al trabajo y le dice que no se puede confiar en los hombres. Estas palabras calan hondo en la mente de Badia y empieza a desconfiar de Gamil y de sus intenciones.

Poco después, descubre que está casado y tiene 3 hijos. Con este dato, Badia quiere dejar la relación con él y volver a su trabajo. En cuanto se lo dice, él se enfada bastante y quiere seguir controlando su vida, pero ella no se va a dejar. Lo que sí quiere Badia es recuperar la cuarta parte de la casa que está a su nombre. Gamil le dice que el valor actual de la casa ha subido y le pide 250 liras en lugar de las 200 que había puesto.

Vuelta al trabajo

Badia se incorpora de nuevo al trabajo en el casino y al terminar la temporada de verano se prepara para volver a Beirut, como de costumbre. Pero sus amigos le sugieren que se quede en Aleppo y que alquile una casa para celebrar fiestas, que es muy típico entre los artistas en esta época. Les hace caso y en poco tiempo celebra muchas fiestas en su nuevo hogar recibiendo a otros artistas.

Vuelve al teatro

Badia consigue tanto éxito que no lo habría imaginado ni en sus mejores sueños, pero decide volver a Beirut un tiempo para estar con su hermana. Un día, se reúne con el compositor Ezat EL Gaahli y el actor Hussein Riyadh y juntos tienen la idea de formar una compañía de teatro.

Se les ocurre ir de gira a Palestina y a Badia le emociona la idea porque lleva bastante tiempo centrada en cantar y bailar y no quiere perder sus dotes para la actuación.

Les cuesta encontrar una ciudad donde trabajar, y finalmente consiguen llegar a Jaffa y triunfar. No les dura mucho el éxito porque coincide que estalla la revolución en Jaffa y durante varios días la gente no puede ni salir de casa por las continuas manifestaciones. Como tiene que seguir pagando a los miembros de la compañía, Badia deja el proyecto y vuelve a Egipto, esta vez con su hija Juliet.

Conoce a El Rehani

Badia va una noche al teatro a ver la obra “Tú y tu suerte” de Nagib El Rehani y consigue que la lleven al camerino a conocerle. En cuanto Nagib la ve, pregunta: “¿De dónde sale esta mágica belleza?” Un compañero la presenta como una de las artistas más famosas del Levante, así que rápidamente El Rehani le ofrece trabajar con él en Egipto.

Le ofrece lo que considera el salario más alto que una actriz puede ganar, 45 libras. A Badia le parece muy poco y logra subirlo a 60, pero sigue sin estar conforme del todo. Por otro lado, llega a un acuerdo con Regina en Palestina donde consigue un salario más alto, de forma que se disculpa con Nagib y regresa a Palestina para trabajar de forma muy activa.

En Palestina consigue un éxito que le hace en parte olvidar el fracaso vivido con la compañía de teatro. Pasa una buena temporada, cobrando en propinas cada noche lo mismo que el salario mensual en el teatro El Rehani. Cuando se encuentra agotada vuelve a Beirut con su hermana y compra una casa.

Conversación con Ibrahim Bek

Badia vuelve a Egipto para descansar y se reúne con unos amigos palestinos. Aparece también Ibrahim Bek, un egipcio adinerado y amigo muy cercano de Nagib El Rehani. Ibrahim le reprocha haber dejado a Nagib por irse a Palestina y conversan un rato sobre las condiciones económicas. Badia le dice que en Palestina gana al menos 300 libras de oro la noche y él se sorprende muchísimo diciendo que eso no lo cobra ni el Primer Ministro.

Aquí Badia se plantea su futuro, porque está dedicando muchos esfuerzos a triunfar en Líbano, Siria y Palestina dejando Egipto un poco de lado. Ella considera que Egipto está lleno de buenos artistas y prefiere centrarse en otros países. Ibrahim Bek le explica en esta conversación que en realidad el estilo que ella ofrece no existe en Egipto y que podría triunfar. Y le aconseja que la mejor forma de darse a conocer en Egipto es trabajar en la compañía de Nagib El Rehani, donde la conocerán personas de distintas clases sociales, y así, se convertirá en una actriz famosa.

Su amigo Michel se declara

Aparece en mitad de la conversación su amigo palestino Michel y, como ve que Badia está incómoda con la conversación sobre El Rehani, la invita a dar un paseo por la playa. Ella va pensando en distraerse un poco y aclarar sus ideas, pero las intenciones de Michel son otras.

Michel le confiesa su amor y le promete sacrificarlo todo por su felicidad. Badia no quiere saber nada por las malas experiencias que ya ha tenido, pero Michel no va a darse por vencido tan fácil. La amenaza con suicidarse y la sigue donde ella va.

Un día aparece cuando ella está en la playa y le dice: “Badia, estoy loco por ti, si no me crees, pídeme que me arroje al océano y yo lo haré”. Ella en broma le dice que quiere ver cuánto de valiente es, así que no se lo piensa dos veces y sale corriendo hacia el agua. Badia preocupada corre tras él y cuando se acercan a la orilla Michel aprovecha para tirarla al agua y después tirarse él también. Ella sabe nadar muy bien, pero él no le deja volver a la playa y aprovecha para besarla.

 

Continuará…

Ya puedes ver la siguiente parte.

 

Bibliografía:

  • Biografía de Badia Masabni del autor egipcio Tarek Hashem. (Traducción al inglés de Priscilla Adum)