Tu Blog de Danza Oriental

Badia Masabni

  Publicado el 15 de Abril del 2019

Artículo

Me fascina la vida de esta mujer, tan cargada de acción, drama y coraje. Es la responsable de modificar la danza oriental a su versión moderna y de tener la sala de espectáculos más importante. Comencemos por el principio, que bien merece la pena conocer cada detalle de su vida. Si tienes 5 minutos para leerlo ahora, trae palomitas, que más interesante no puede ser…

Origen

Nació en Líbano en el año 1889, en un pueblo de la montaña llamado Shtura, en una familia de costumbres muy tradicionales que incluso tenía las ventanas cerradas con clavos. Con el comienzo de la 1ª Guerra Mundial fue obligada a casarse y tuvo a su hija Ganet. Poco duró el matrimonio, así que pronto Badia abandonó su país natal y fue a Egipto buscando mejor suerte.

Su sueño era bailar y cantar, pero no encontró ningún sitio que le contratara. Se dice que no bailaba ni cantaba especialmente bien, y que además tampoco era físicamente muy agraciada. Lo que sí tenía claro, es que quería triunfar y sobre todo era muy inteligente y hábil para los negocios. Incluso sabía hablar varios idiomas, entre ellos el turco. Pero vayamos en orden… 

Interpretando un papel de hombre

El primer trabajo que consiguió fue en una compañía de teatro que actuaba por los pueblos de Egipto, una temporada en el sur y otra en el norte. La compañía solía hacer espectáculos cómicos, así que el primer papel de Badia fue de hombre. Vestía y hablaba como un señor, fumando pipa de agua, lo cual resultaba muy gracioso para el público. En una ocasión, presentaron una obra de teatro dramática, en la que los personajes lloraban casi todo el tiempo y fue tal la desaprobación en aquél pueblo, que tuvieron que abandonarlo corriendo, ya que les perseguía la gente tirándoles piedras y pidiendo que les devolvieran el dinero… A pesar de esa obra que tuvo dicho desenlace, tuvo mucho éxito y pudo ahorrar. Esta experiencia le hizo conocer la psicología de la gente y sus gustos, y le sirvió para sus pasos siguientes.

Matrimonio con Nagib

Después de la última gira, llega al Cairo y le contrata un cómico y actor llamado Nagib el Rehany. Como ella buscaba más aventuras le deja y se va a Damasco. Nagib va tras ella a Damasco y consigue contratarle de nuevo e incluso se hacen pareja y se casan. Badia buscaba en él oportunidades laborales y él sin embargo quería su amor gratis, así que el matrimonio no funcionó bien. Además, Nagib era celoso y discutían muy a menudo, por lo que la relación terminó y él se marchó de casa.

Pocos años después él fallece, y Badia se ve bastante afectada, aunque juntos no les fue bien.

La reina de la noche

Para este momento Badia ya gozaba de cierta fama en el mundo del arte, le había ido bastante bien y había conseguido ahorrar bastante, así que su salto definitivo viene en este momento, 1934, cuando invierte todo su dinero y empeña sus joyas para comprar en la calle más céntrica de El Cairo una sala llamada Casino Ópera

Aquí puedes ver este vídeo, es una reliquia. Es un vídeo publicitario del Casino Ópera, que se emitía en las salas de cine del Cairo antes de la película. Está Badia delante vestida de negro y detrás sus bailarinas, entre las que está Tahia Carioca.

Badia Masabni

Un nuevo concepto de danza oriental

Manejó perfectamente esta sala con todo lo que ella sabía y su buen olfato para los negocios y consiguió llevar la danza oriental a otro nivel. Cada día se ofrecía un espectáculo completo de danza, música, monólogos y teatro con un nuevo concepto, que era la danza en grupo, con una bailarina principal y otras tantas detrás. Todo estaba perfectamente coreografiado, lo cual supuso una innovación, ya que antes se bailaba de manera improvisada y una sola bailarina. El tener coreografías les permitía poder repetir el mismo show varias noches y así era más sencillo todo. Además, incorpora en las coreografías pasos más estilizados, movimientos de brazos más largos y separados del cuerpo y el uso del velo. Se cree que observaba el éxito de Isadora Duncan en Occidente y su estilo de danza para incorporarlo en sus espectáculos. El caso es que fue modificando la danza oriental, marcando un antes y un después. A partir de este momento es cuando se utilizan más elementos de danza clásica y más desplazamientos por el escenario. Se creó la danza oriental moderna, tal como la conocemos hoy.

Cada día pasaban muchas horas con los ensayos, contrataba Badia distintos coreógrafos de distintos países y estilos para fijar esa innovación en las actuaciones de cada noche. Con los músicos pasaba lo mismo, fue trayendo músicos que tocaran instrumentos más occidentales, como el violín, para ofrecer a su público algo diferente. Los clientes del local eran militares, intelectuales, diplomáticos y altos cargos.

Traje de dos piezas

¡Incluso cambió el concepto del vestuario de las bailarinas! Hasta el momento, se bailaba con vestido largo y cerrado y un pañuelo en la cintura. Es Badia la que incorpora en traje de dos piezas, tal cual lo conocemos hoy. El caso es que la danza oriental producía mucha curiosidad y se ve reflejada en las películas de Hollywood de la época. En dichas películas las bailarinas no aparecen con el vestuario real que se usaba en Egipto, sino que los directores de cine, crean su propia versión del traje de las bailarinas, teniendo en cuenta los movimientos tan protagonistas de la cadera y torso. De aquí nace el traje de dos piezas que utilizamos ahora. Es la manera perfecta de dejar ver en el cuerpo de la mujer los pasos característicos de la danza árabe. Así que Badia se inspira en dichas películas y cambia el vestuario de sus espectáculos.

La danza antes del Casino Ópera

Esta sala de fiestas fue un éxito total, gracias a todas estas innovaciones que hacían disfrutar muchísimo al público. Y es que, hasta este momento, las actuaciones eran muy diferentes. Por un lado, se hacían en lugares más reducidos: podía ser restaurantes o cafés, en la calle o en casa de familias adineradas. Por otro lado, lo común era ver una sola bailarina que además improvisaba, y la manera que tenían de bailar era más estática, con pocos movimientos de brazos y casi ningún desplazamiento. Sumémosle el traje de dos piezas y como ves, es bastante opuesto, así que fue un cambio considerable poder sentarse en un teatro, tomar algo o cenar y mientras ver un espectáculo en grupo coreografiado en un gran escenario.

Segundo local

El Casino Ópera, también conocido como Casino Badia, tuvo muchísimo éxito. Tanto, que incluso Badia llega a abrir un segundo local a orillas del Nilo, junto al puente que une El Cairo con la provincia de Giza, justo donde está ubicado ahora el Hotel Sheraton Cairo. Badia fue tan famosa que dicho puente pasó a llamarse Kobry Badia, que significa “Puente Badia”. De momento no ha habido ningún otro artista que tenga su nombre en algún elemento de la ciudad.

Cine egipcio

Cada noche se ofrecía un espectáculo completo con músicos y bailarinas, por lo que no es de extrañar que algunos de ellos se hicieran muy famosos. En ese momento, el salto definitivo como artista era cuando llegaban a la gran pantalla y salían en las películas. En esa época, Egipto era el principal exportador de cine árabe, por lo que sus películas eran muy exitosas. Quizá sería en parte, por incluir todas ellas bailarinas de danza oriental como elemento principal. Así que las mejores bailarinas del Casino Ópera saltaban a la gran pantalla y se convertían en actrices muy reconocidas. Y es que el papel fundamental de esta sala de fiestas era hacer de primera escuela de danza oriental, donde todas las bailarinas se formaban de manera profesional.

Taheya Carioca y Samia Gamal

Entre las bailarinas más conocidas del Casino Badia podemos destacar a Taheya Carioca y Samia Gamal. Taheya ya era la bailarina principal cuando llegó Zeinab llorando y suplicando trabajo como bailarina. Se sintió identificada con ella y le ayudó muchísimo en el comienzo, prestándole sus trajes y aconsejándole en todo. Fue Badia quien propuso a Zeinab cambiar el nombre a Samia Gamal. Con el tiempo Samia bailaba de maravilla y consiguió ser bailarina principal del espectáculo. Durante un tiempo fueron rivales por ser las dos mejores bailarinas.

Samia junto con Farid el Atrache fueron la pareja de moda del local y también del cine, protagonizando juntos numerosas películas.

La vida de estas bailarinas y el resto está cargada de drama y anhelo de conseguir sus sueños. Como bien merecen, dedicaremos un post a cada una de ellas para conocerles más en profundidad.

Su película

Badia actuaba cada noche en la sala, pero tenía un sueño frustrado… Como se codeaba con artistas y estrellas del cine de ese momento, veía el reconocimiento y fama del que gozaban y ella lo anhelaba en secreto. Su siguiente aventura fue rodar su propia película. Para ese momento era muy famosa y tenía mucho dinero, así que tenía medios para financiarla de sobra. Sólo le faltaba una cosa, la juventud.

Contacta con un director de cine italiano llamado Mario Flobby, que era famoso por arruinar algunas productoras egipcias. No entiendo por qué sabiendo este dato cuenta con él, pero continuemos que tiene tela la cosa…

Mario le habla muy sinceramente a Badia y le dice que no la ve de protagonista. Ella le dice que sólo quiere cantar y bailar, entonces él le propone realizarse una cirugía estética de pecho. Aún no es ni el año 1940 y viaja a Alejandría para realizarse la operación de aumento de pecho.

El rodaje duró 4 meses y antes de finalizar se acabaron sus ahorros, por lo que tuvo que hipotecar sus dos chalets al Banco de Egipto para poder terminar. Ella celebró el estreno en su casa con los artistas, técnicos y amigos y ella intuía que no había ido muy bien el estreno.  No había ido mucha gente a ver la película y encima se enteró de que con la última parte del presupuesto habían pagado a varias personas para ir al estreno, lo cual le destrozó. Intentó suicidarse en ese mismo momento bebiendo mercromina. Le pudieron salvar la vida, y es que en realidad después la película no fue tal fracaso, sino que terminó teniendo éxito, también en parte porque gozaba del apoyo de numerosos artistas y del público en general.

Su huída

Era muy reconocida y querida por su trabajo en el Casino Ópera, y tuvo el local siempre lleno, pero, sin embargo, no cumplía con sus pagos a Hacienda, así que siempre estaban tras ella buscando la manera de pillarle. Como Badia era muy inteligente y hábil con los negocios, cuando vio que ya no podía evadir sus obligaciones fiscales por más tiempo, vendió la sala a una de sus bailarinas, Pepa Ez Eldin. Era 1950 y consiguió huir a su Líbano natal con un pasaporte falso con el nombre de Madame Elias.

Vivió sus últimos años en Shtura y falleció a comienzos de 1971, dejando una huella imborrable y marcando un antes y un después en la danza oriental y en el concepto de espectáculo.

 

Bibliografía: El reinado de las Bailarinas, de Shokry Mohamed.

Me resulta fascinante toda su vida, pero creo que lo más importante es su aportación a la danza oriental. Me encanta de ella su valentía y coraje para conseguir sus metas y manejar un negocio tan próspero innovando. ¿Qué te parece la vida de Badia? ¿Conoces algún detalle más sobre ella?

También podría interesarte...

Formación profesional

Curso de Danza Oriental nivel 6 - Profesional

Curso de Danza Oriental nivel 4 - Avanzado